Estrés térmico por calor: 12 medidas para proteger a sus trabajadores durante el verano

Publicado en Prevención de Riesgos Laborales el 15 de junio de 2017

En época estival, las condiciones climáticas a las que se encuentran expuestos los trabajadores pueden ser la causa de accidentes de trabajo, algunos de ellos mortales. En este sentido, el estrés térmico por calor resulta especialmente peligroso en los trabajos al aire libre, como en la construcción, la agricultura o en los trabajos de obras públicas, ya que, al tratarse de una situación peligrosa que fundamentalmente se da en los días más calurosos de verano, no suele haber programas específicos de prevención de riesgos.

Hay una serie de precauciones, medidas y recomendaciones que puede plantearse seguir su empresa con los empleados que trabajen al aire libre durante los meses de verano con el fin de proteger su salud y seguridad, tal y como refleja la guía “Trabajar con calor”, elaborada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene el Trabajo (INSHT):

  1. Verificar las condiciones meteorológicas de forma frecuente e informar a los trabajadores. Informarles también sobre los riesgos relacionados con el calor, sus efectos y las medidas preventivas y de primeros auxilios que hay que adoptar.
     
  2. Limitar las tareas pesadas que requieran un gasto energético elevado. Si es posible, proporcionar ayudas mecánicas para la manipulación de cargas.
     
  3. Proporcionar agua potable en las proximidades de los puestos de trabajo.
     
  4. Habilitar zonas de sombra o locales con aire acondicionado para el descanso de los trabajadores.
     
  5. Instalar ventiladores, equipos de climatización, persianas, estores y toldos para disminuir la temperatura en caso de locales cerrados.
     
  6. Limitar en lo posible el tiempo o la intensidad de la exposición, haciendo rotaciones de tarea siempre que haya sitios con menor exposición que lo permitan.
     
  7. Planificar las tareas más pesadas en las horas de menos calor, adaptando, si es necesario, los horarios de trabajo.
     
  8. Considerar que es necesario un periodo de 7 a 15 días para que el trabajador se aclimate al calor. Cuando se deja de trabajar en condiciones calurosas durante periodos como las vacaciones o bajas laborales, es necesario volver a aclimatarse al incorporarse de nuevo al trabajo.
     
  9. Aumentar la frecuencia de las pausas de recuperación (cada hora, por ejemplo).
     
  10. Permitir al trabajador, en la medida de lo posible, adaptar su propio ritmo de trabajo.
     
  11. Procurar vestir con ropas amplias, de tejido ligero y colores claros y proteger la cabeza con gorra o sombrero.
     
  12. Evitar el trabajo individual, favoreciendo el trabajo en equipo para facilitar la supervisión mutua de los trabajadores.
     

Comparta este artículo

Comentarios (0)

Por favor, deje aquí su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Acepto la Política de privacidad

* Campos obligatorios

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>