Perfiles psicológicos en la empresa: cómo identificar y convivir con el síndrome que todos los empleados y directivos (incluido usted) tienen

Publicado en Seguridad en el trabajo el 15 de junio de 2017

“Todos tenemos un síndrome (entendido como la manifestación más humana de nuestro comportamiento humano), incluso aquellos que aseguran no tener ninguno”. Y en la empresa, que no deja de ser uno más de los ecosistemas en los que las personas tienen que moverse, confluyen empleados y directivos aquejados de distintos síndromes.

Sin esforzarnos mucho, todos podemos visualizar al Homer Simpson (el rey del escaqueo), al Grey (liderazgo controlador obsesivo), al Walter Mitty (los que viven en un mundo alternativo y confunden su realidad laboral con sus sueños aspiracionales) o al Tintín (optimista inteligente) de nuestra organización. Así lo refleja el libro “El síndrome Homer Simpson y otros perfiles psicológicos en la empresa”, escrito por Javier Cantera y que recoge 24+1 síndromes (puesto que el n.º 25 es el síndrome de no tener ningún síndrome o ir de persona perfecta por la vida) que reflejan algunas de las conductas más habituales que se dan en los empleados y directivos.

Conocer estos síndromes, saber diferenciarlos, saber cómo abordar y tratar a las personas que los padecen, qué repercusión pueden tener en la organización o cómo afectan (o pueden hacerlo) a las relaciones entre empleados, jefes-empleados y directivos puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso en una organización. Éstas son algunas de las interesantes reflexiones que puede encontrar en el libro:

  • Tener un síndrome es lo normal, lo ilógico es ser siempre impecable en tu forma de comportarte. De lo que se trata es de aceptar la imperfección y aprender de los errores.
     
  • Conocer los distintos síndromes (y ser conscientes de cuál padece tanto uno mismo como los demás) es la clave para gestionar las relaciones con los empleados, tratar de anticiparse a situaciones conflictivas, identificar comportamientos que pueden ser nocivos para la organización y conocer mejor las perspectivas y formas de trabajo de los empleados.
     
  • No se trata de curar, explicar o tratar los síndromes, sino de ser conscientes de cuáles son, identificarlos, saber cómo lidiar con ellos y tratar de adaptarse a la situación.
     
  • La empresa necesita tener más optimistas inteligentes, es decir, aquellos que no piensan en el fracaso y si éste sucede, racionalizan a través del aprendizaje y sacan una lección de la experiencia.
     
  • Saber soñar y fomentar que los trabajadores sueñen es un valor tremendamente positivo en cualquier organización, puesto que es la mejor ruta para conseguir profesionales productivos.
     
  • La digitalización de la empresa es un profundo proceso de gestión del cambio y en este marco, las empresas tienen que centrarse en los empleados, que son los que tienen que cambiar hacia lo digital.
     
  • Hay que conseguir tener líderes 3H (Honesto, Humilde y Humano), ya que es el mejor paradigma para crear el nuevo caldo de cultivo de la confianza. Tener un líder empático, que no venda lo que no pueda vender, honesto y cercano es la mejor base para conseguir el éxito de la organización.
     
  • Querer ser bueno como persona te hace crecer como profesional y el profesional productivo se plantea una relación sana con su conducta como persona.
     

Comparta este artículo

Comentarios (0)

Por favor, deje aquí su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Acepto la Política de privacidad

* Campos obligatorios

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>