Trabajadores expuestos a ambientes fríos o a la intemperie: así debe actuar

Publicado en Seguridad en el trabajo el 4 de enero de 2018

La exposición laboral a ambientes fríos puede producirse en determinados ambientes industriales, pero también en trabajos a la intemperie. Los trabajos en exteriores dependen de la climatología existente, por lo que en muchas ocasiones no suelen planificarse adecuadamente los riesgos derivados de esta exposición.

Entre estos trabajos se encuentran los siguientes: cámaras frigoríficas o congeladoras, almacenes fríos, construcción y obras públicas, trabajos del sector agrícola y pesquero, sector forestal, actividades de buceo, trabajos relacionados con la destrucción de plagas y determinados trabajos relacionados con la industria alimentaria.

Según explican en la “Guía Trabajo a Bajas Temperaturas”, elaborada por el Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales (Osalan), éstas son algunas de las cuestiones que debe tener en cuenta su empresa respecto a los trabajadores sometidos a ambientes fríos o que trabajan a la intemperie:

  • La exposición a bajas temperaturas en los lugares de trabajo no debe suponer un riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores. Es por ello que si la realización de trabajos en ambientes fríos hace imposible la eliminación del riesgo por exposición a frío, es precisa su evaluación a fin de determinar las medidas que permitan reducirlo hasta niveles aceptables.
     
  • La exposición al frío puede ocasionar a los trabajadores disconfort térmico, entendiéndose como tal el rango de temperaturas ambientales dentro de las cuales una persona, con una vestimenta específica, mantiene el balance térmico corporal gracias a los mecanismos de respuesta fisiológicos. En principio, no hay riesgo para la salud en personas sanas, excepto en los trabajadores con especial sensibilidad al frio o con patologías que puedan verse agravadas con la exposición al frío. No obstante, cabe recordar que una sensación de disconfort importante puede suponer un factor de distracción, especialmente para el caso de tareas que requieran concentración y vigilancia.
     
  • Cuando los mecanismos de respuesta de un trabajador con una vestimenta específica resultan insuficientes para mantener el balance térmico corporal, se considera que existe riesgo de estrés por frío. En esta situación, la salud puede verse comprometida tanto a nivel general (riesgo de hipotermia) como a nivel localizado (lesiones en partes expuestas).

La guía técnica que desarrolla el R.D. 486/97, de 14 de abril, sobre lugares de trabajo establece que cuando la temperatura de los lugares de trabajo sea inferior a 10 ºC se recomienda evaluar el riesgo de estrés térmico por frío mediante el método descrito en norma “UNE-EN ISO 11079:2009. Ergonomía del ambiente térmico. Determinación e interpretación del estrés debido al frío empleando el aislamiento requerido de la ropa (IREQ) y los efectos del enfriamiento local (ISO 11079:2007)”.

En cuanto a las medidas técnicas, tenga esto en cuenta:

  • Medición periódica de la temperatura y la velocidad del aire.
     
  • La velocidad del aire en los puestos de trabajo es a veces demasiado alta, provocando quejas de los trabajadores por la existencia de corrientes de aire. Los problemas pueden resolverse cambiando o ajustando las salidas de aire frío o reconfigurando los puestos de trabajo.
     
  • Disponer zonas de descanso calientes y secas.

Y respecto a las medidas organizativas, es recomendable:

  • Establecer regímenes adecuados de trabajo y descanso en áreas protegidas (refugio, habitación caliente).
     
  • Reducir el número de horas de trabajo a baja temperatura.
     
  • Seguir una alimentación rica en calorías e incrementar la ingesta de bebidas templadas, dulces, sin cafeína y no alcohólicas, para evitar la deshidratación. Evitar el consumo de café.
     
  • Vigilancia específica de la salud para la posible detección de especiales sensibilidades, problemas dérmicos, disfunciones circulatorias o cualquier patología que pudiera agravar la sintomatología.
     
  • Los trabajadores serán formados e informados en relación con aspectos relacionados con la prevención y efectos del frío, acerca de las reacciones fisiológicas y subjetivas del organismo, los aspectos relacionados con la salud, el riesgo de accidentes, las medidas de protección, el uso de prendas protectoras y las técnicas de primeros auxilios.

Finalmente, en lo que respecta a las medidas de protección individual, tenga esto en cuenta:

  • Usar vestimenta adecuada dispuesta en capas para potenciar el efecto aislante pero que no dificulte el movimiento del trabajador.
     
  • Utilizar ropa cortaviento para reducir el efecto de la velocidad del aire.
     
  • Sustitución de la ropa húmeda por otra seca.

Comparta este artículo

Comentarios (0)

Por favor, deje aquí su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Acepto la Política de privacidad

* Campos obligatorios

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>